La historia de Bibendum o el “muñeco Michelin”

11/08/2017


Si hablamos de Bibendum, muchos desconocerán este nombre, pero si hablamos del “muñeco Michelin”, la cosa cambia, y es que de todos los logotipos habidos y por haber, este es uno de los más conocidos. Elegido como el logotipo del siglo XX por numerosas revistas, agencias publicitarias y periodistas del automóvil, el Bibendum fue y sigue siendo un logo simpático, popular, carismático e inolvidable con más de un siglo de antigüedad.

Club Autónomos

Creado a finales del siglo XIX por la imaginación de los hermanos Michelin y el pincel del gran artista de carteles Marius Rossillon, Bibendum se convirtió rápidamente en un gran éxito y no ha dejado de evolucionar. Después de más de 100 años de historia, hablamos de sus orígenes, de su evolución y de las claves que han hecho que sea uno de los logotipos más importantes de los últimos 100 años.

Así nace el “muñeco Michelin”

Hay dos nombres propios ligados estrechamente a los orígenes de la compañía y al éxito de la misma: Edouard y André Michelin. En 1891 surge la primera llanta de bicicleta desmontable, fue el ciclista Charles Terront quien utilizó estas nuevas llantas Michelin, con las que ganó la carrera Paris-Brest-Paris en aquella época.

Tres años después, Michelin estuvo presente en la Exposición Universal y colonial de Lyon. Allí se colocó una pila de neumáticos en la entrada del puesto. Después de obsérvalo, Edouard Michelin le dijo a su hermano André: “¡Mira, con brazos, sería un hombre!” (Regarde, avec des bras, cela ferait un bonhomme!).

Esta primera idea, unida a la conocida frase que popularizó André (Los neumáticos se tragan los obstáculos, 1893), dio lugar al cartel diseñado por Marius Rossillon, popularmente conocido como O’Galop, que pensó en un muñeco bebedor de obstáculos y lo pintó brindando: llevaba gafas, puro, y con su mano derecha levantaba una copa llena de piezas mecánicas.

Club Autónomos

Este cartel fue lanzado en abril de 1898. El eslogan, aunque fácil de recordar, no se entendía bien, ya que se eligió un verso de Horacio en latín, Nunc est bibendum, que usaban los romanos para brindar; literalmente significa algo así como “es tiempo de beber”. Pues bien, como la palabra bibendum quedaba en el cartel exactamente encima del muñeco, la gente pensó que ese era su nombre y comenzaron a llamarlo así. El bautizo definitivo se atribuye al piloto de coches Charles Thery, quien durante una carrera recibió a André Michelin con la frase “aquí viene Bibendum”. Para afianzarlo, Michelin utilizaría este cartel durante quince años lanzando diferentes versiones.

 

Se populariza el “muñeco Michelin”

Tras la primera aparición de esta mascota su popularidad fue in crescendo, llegando a ser la marca publicitaria de los neumáticos franceses. En esos años, Bibendum aparecía con gafas y un puro en la boca.

Club Autónomos

Su presencia en acontecimientos deportivos comenzó a ser efectiva en 1908. Por entonces se creó una oficina de turismo y Bibendum se hace omnipresente en la prensa y en diversas obras publicadas (guías, mapas, rutas, folletos, postales…). Todo ello hizo que su imagen comenzara a estar presente más allá de Francia y se internacionalizó.

En 1927, se le podía ver en talleres, en los coches, en los hogares y en forma de chocolate para los niños. Sin embargo, en 1930, la compañía frenó este crecimiento, y limitó el uso de Bibendum a los mapas y guías de viaje. La guía Michelin, ¿os suena? Pues como anécdota, la primera ya se lanzó en 1900, con 35.000 ejemplares gratuitos.

 

Club Autónomos

Bibendum evoluciona: deja de fumar y pierde peso

Con el paso de los años el muñeco Michelin va evolucionando y adaptándose a su tiempo. En los años 20 deja el tabaco. En los 50 comienza a redondear sus formas, y a adquirir un aspecto más amigable, y conforme van pasando los años es más atlético y activo. Aunque no fue hasta 1998, para la celebración del centenario de su ilustre mascota, cuando se presenta un nuevo logotipo bajo la dirección de Edouard Michelin. Entonces pierde parte de sus curvas y su silueta se hace más delgada. En 2000, Bibendum fue nombrado el mejor logo de siglo por un jurado internacional.

Club Autónomos

A partir de 2009, se desarrollan anuncios de televisión, donde ya podemos ver a Bibendum en movimiento. De forma extraoficial Bibendum hizo una breve aparición en la serie Astérix, como un comerciante de carros e incluso en “Logorama”, animación ganadora de un Oscar en el año 2009, el muñeco de Bibendum encarna a los policías, al sheriff y a un escuadrón de SWAT.

Entonces, ¿a qué se debe el éxito Bidendum? Parece que es un personaje que “cae bien”, pero la simpatía por sí sólo no lo explica. Hay que sumarle también su versatilidad demostrada y además en diferentes ámbitos. Por no olvidarnos del que muy probablemente sea el factor definitivo: la excelente calidad de los neumáticos de la compañía, la clave de que la marca haya superado el siglo de antigüedad y de que a día de hoy siga siendo uno de los líderes de su mercado.